Portfolio trimestral. Lo titularé: todavía queda mucho por hacer.

Cuando llegué, lo primero que podría decir es que estaba agobiada. Todo era algo caótico y había comenzado unos días más tarde el curso, así que se podría decir que no lo empecé como una joven entusiasta, llena de sueños e ilusiones, sino cabreada por empezar tarde y maldiciendo en todos los idiomas y dialectos. Por suerte remonté rápido, de no ser así seguiría blasfemando de forma sempiterna.
Al llegar al aula de Cultura Audiovisual, estaba convencida de que iba a ser una asignatura que me iba a dar mucho trabajo, ya había visto y ayudado a otros amigos con ella y resultaba agotadora, interesante sí, pero agotadora. Luego ya vi que ese trabajo, en muchas ocasiones innecesario, dependía mucho del profesor o profesora. Creo que todos tuvimos suerte este curso respecto a eso.
La verdad que fue una sorpresa bastante agradable ver que no era así la asignatura, si no que ha resultado ser bastante contrario a eso, se me ha hecho muy llevadera y agradable. Además de enormemente interesante, especial mención a los contenidos de las tareas 3 y, más especialmente todavía, la tarea 4: Contar y pensar con imágenes, que creo que es la que más me entusiasmó, tanto en lo que hubo que haber leído y visto previamente como la realización de ella.

Tras esto, vamos a ir al comienzo justo del curso o, más bien, de esta asignatura.
Al principio, los contenidos que había que leer me gustaron mucho, muy interesantes, aunque estaba un poco reacia a la primera tarea -como ya sabe mi profesor-, no porque supusiese una gran dificultad, ni mucho menos, la creación del blog fue fácil, y rara vez algo que tenga ver con tecnología y ordenadores me causa una angustia existencial, me he pasado mucho tiempo de mi vida trasteando con ellos y toqueteando todo lo que se puede toquetear, tanto de software como hardware, pero nada, yo me mantenía reacia a la primera tarea, enrabietada en que no quería tener un blog. Por fortuna todo esto fue mejorando, diría que poco a poco, pero no. Fue bastante rápido.

Con la segunda tarea tampoco fue un trabajo excesivo: exponer y buscar elementos de mi interés. Esa me gustó, pero digamos que para mí aún no había empezado la asignatura, por así decirlo. Por lo que fue a partir de la tercera tarea y de sus contenidos, cuando me fui empapando de la asignatura.
Esta tarea, la tercera, sí que diría que fue la más densa, tenías que tener muy claras las definiciones y diferencias que había entre las figuras retóricas de las imágenes, demostrando que realmente podías identificar cada imagen, bueno, más bien sabías. Y, aunque desesperó en algún momento, resultó de lo más ilustrativa. Por eso creo que esta y la siguiente, pero especialmente a partir de esta, le empecé a coger bastante más gusto a la asignatura, ya que entraba en términos que captaban mi atención y, sobretodo, fue esto, que a partir de esta tarea sentí que estaba aprendiendo, que los contenidos se me habían quedado y que había tenido que poner bastante esfuerzo. Algo que, en las anteriores, aunque también lo había hecho, había sido en mucha menor medida y, por así decirlo, no me habían llenado o transmitido tanto. Por eso esta se quedó por mi cabecita.
Y quiero añadir, que tras hacer esta tarea no paro de señalar figuras retóricas de imágenes por la calle. Especialmente antítesis, me encuentro antítesis por todas partes. Que por cierto, me las voy guardando por si cae una tarea en la que haya que volver a sacar a relucir este tema, ya voy preparada y recargada.

La cuarta tarea... Esa ya fue mi predilecta. Tuvo bastante trabajo también, pero de una forma calmada, era solo observar algo que habías elegido y tratar de usar las palabras correctas.
Además en esta tenías que hacer uso de mucho de lo aprendido anteriormente: su clasificación, tipo de imagen, su lectura, su figura retórica...
Se grabaron muy bien los contenidos vistos durante el trimestre, por lo que diría que esta tarea era una especie de global encubierta, aunque no me quejo.

Y ya, hablando de la colaborativa, muy divertida y graciosa, no creo que haya mucho más que decir, bastante original y deja un espacio a las ideas de los alumnos. Se ha disfrutado bastante y me he echado unas risas.

Respecto a las competencias clave, de la LOMCE, me parece que las tareas cumplían perfectamente con el propósito, sin ninguna crítica. En todo caso crítica para la LOMCE, pero no quiero meterme ahora en estos temas, que me estaba quedando bonito, así que diré que el primer trimestre ha sido muy bien adaptado a las competencias claves, así pues mi enhorabuena, que no sé si eso será mucho.

Y con todas ellas, las calificaciones me han sorprendido, o en algunas he estado acorde -dejando a un lado la modestia-. Y un gran agradecimiento a mi profesor, Manuel, que doy a las gracias a todo lo posible por tenerle en tres asignaturas. Ha demostrado ser un gran profesor, bastante comprensivo, atento y comprometido -o eso parece, quién sabe, quizás se está riendo porque realmente ha programado un robot para que nos ponga notas y comentarios aleatorios- con lo que hace. Siempre es un placer leer sus comentarios y ver lo que hace, como su Inktober, que es maravilloso. Sí, no creas que no lo había visto.
Con todo, el panorama general ha sido que se me ha hecho mucho mejor de lo que esperaba. Y aunque empecé... yo diría que empecé desmotivada, en lo que fui avanzando en los contenidos la fui cogiendo más cariño. Llegando a parecerme como una asignatura adorable y cuqui. Sí, adorable y cuqui.
La verdad es que espero que siga así y esto no se deba a ponernos el primer trimestre fácil y observarnos como inocentes e ignorantes corderitos que no saben lo que les espera.

Comentarios