My Word Press Photo

Lewis W. Hine




Dorothea Lange, Madre migrante

La fotografía muestra sentimiento, posee un realismo y época histórica: La Gran Depresión o Depresión del 29, cuando la bolsa estadounidense se desmoronó a causa de la burbuja especulativa, dando lugar a una crisis que se extendió por el resto del mundo.

En la imagen se muestra a una mujer con unos niños en un campamento de Estados Unidos.
La expresividad de ella contrasta con la forma de dar la espalda que tienen los niños, apoyándose en la mujer. Además de mostrar una expresión con mucha fuerza y vívida.
Su valor estético es impresionante, tomada de una manera magnífica. Esto junto a su composición, soberbia, hace que todo se encuentre en el sitio que corresponde, como si así debiera verse.

Por estos motivos me parece que entra en las mejores fotografías. Con la expresividad y sensación que muestra por encima del valor histórico, aunque este también hace ahínco.


Kevin Carter, Buitre

Esta fotografía tomada por Kevin Carter en 1993, muestra un fiel reflejo de la realidad e invita a la concienciación.
Está tomada en un momento bastante correcto, aunque el fotógrafo mencionó que no consiguió hacerla como buscaba.
La composición es muy buena, creando una conexión entre el buitre y la niña bastante curiosa sobre el paisaje.
Tiene una lectura con varias interpretaciones metafóricas según el lector, además de lo realista que claramente se pretende transmitir, dejando una sensación de abandono, tristeza y de una sociedad apática.

Con todo lo que denuncia y muestra la fotografía, además del talento del autor, quien sufrió duras críticas por la fotografía siendo este uno de los motivos por los que al año siguiente, en 1994, diera de lado esta vida.

Sin duda alguna, esta fotografía es merecedora de estar entre las más importantes, ya que posee una gran fuerza de transmisión. Quizás algún día sirva para algo.

Nick Ut, la Chica de Napalm

Imposible era que no entrara aquí una de las imágenes más representativa de una de las guerras más devastadoras -dentro de un país- y en la que tantos abusos se cometieron. La Guerra Fría no lo fue tanto para quienes sufrieron sus consecuencias.
En la fotografía destaca el valor histórico y el realismo, además de la concienciación y repercusión que tuvo para la sociedad del momento. 
El mérito del momento del fotógrafo resulta innegable, captando los rostros y la expresividad de cada uno en el momento preciso, dejando sensación.
El valor estético no es el predominante, tampoco creo que fuese lo que el autor buscaba. Por contra, su composición, a pesar de la situación, resulta impactante. Muy conseguida, teniendo diferentes partes que se acoplan en tu mente. Especialmente el niño más cercano, la niña -obviamente- y los soldados en el fondo, resulta impresionante.
En todos estos motivos, es indudable que es merecedora de estar entre las mejores fotografías de la historia. 

    Henri Cartier-Bresson, Chico con botellas


Y por último, dar un trago para pasar los dramas. 
Creo que en esta fotografía me he dejado llevar un poco por el sentimiento individual, pero realmente me resulta fascinante.
Muestra mucha simpatía y despreocupación. Por mí parte la veo y me transmite alegría.
Ignoro si el chico estaba posando, aunque no lo parece, por lo que el mérito del momento preciso hacia el autor.
La estética, bueno, ya he dado a entender que me parece maravillosa y fantásticamente captada, junto a su composición, la perspectiva, el fondo, el cual te saca de esta época. Qué decir. 

Que una fotografía así entrase en las mejores de la historia no estaría mal, podría conceder ese instante de tranquilidad mental. 

Comentarios