Lectura de un cartel

Cartel publicitario de Calvin Klein

Se trata de una imagen exhortativa, perteneciente a la publicidad con intención de lucrarse.
El anuncio juega con la psicología del lector, trata de convencerlo mediante estímulos visuales, llamativos y deseables de que la situación allí mostrada es conseguida gracias al producto que el anunciante intenta vender.

Cromatismo: La gama cromática es en escalas de blancos y negros, lo que permite un contraste para definir puntos de interés en el cuerpo y dejar ver el producto en venta, que se muestra en color blanco -ropa interior de Calvin Klein-.
Psicológicamente, el negro y el blanco seducen al lector, ya que el negro muestra elegancia y el blanco se muestra puro, conceptos que son plasmados como deseables.

Tipografía: La tipografía es simple y limpia, de tamaño medio, lo que da un aire de serenidad, además de la elegancia que esto le aporta. Es fina y simple, en un blanco que pasa desapercibido. Se encuentra centrada y a los pies de los modelos, por lo que no rompe con la imagen y permite una correcta visualización al lector. Tanto la tipografía como los modelos se terminan complementando.

Iconografía: Está compuesto con dos modelos principales, aunque hay uno que es el “eje”, por así llamarlo, aunque ambos se complementan para crear el estímulo visual buscado.
El fondo es uniforme, no forma parte del anuncio, si no que está ahí para destacarlo y centrar en el su atención. No se cae en la distracción.
La imagen es el todo sin nada, rebosa sensualidad y eso es lo que hace del producto tan bueno y deseable.

Composición: La composición simple y limpia para su rápida lectura, aunque la posición vertical de los modelos tiene matices clásico y hasta un poco barrocos, lo que aporta seguridad a la par que pasión.
Toda la imagen es encuentra centrada, perteneciente a un mismo estilo, a excepción del eslogan o lema en la esquina superior derecha, en una tipografía pequeña y discreta se puede leer "#mycalvins".
De vuelta a la postura de los modelos, es ella la que nos guía para leer el nombre de la marca, ya que su postura es vertical y va guiando el camino hacia abajo.


La tarea en su conjunto está bastante bien, aunque podría haber estado bien una división en las dos partes que tenía ya que puede hacerse un poco denso. También es verdad que el cartel me ha llevado su tiempo y puede deberse en parte a este motivo.
Respecto a la percepción del cartel, al ser tan semejante con la publicidad no sabría si ha cambiado esta vez, pero sí que influyó en el primer trimestre, cuando se hizo ahínco en el estudio de la publicidad, temas que resultaron de lo más interesantes, densos, pero la verdad que los tengo como recuerdos de primavera.
De cualquier manera, lo que más he disfrutado han sido los contenidos sobre la historia del cartel, sus aspectos compositivos y, obviamente, el diseñar uno.

Comentarios